Colección General
Santiago de Chile, 1902-1985

Se recibió de arquitecto en la Universidad de Chile, donde tuvo su primer contacto con el arte y la escultura. En París, fue discípulo de Emile-Antoine Bourdelle desde 1926 a 1929. Fue entonces que comenzó a dar rienda suelta a su sensibilidad creadora: casi todas sus esculturas de tamaño natural datan de esa época de su vida.

Si bien conservó y respetó el estilo clásico, cada una de sus obras tiene su sello propio. A través del arte volcó sus sentimientos más profundos. Lo inspiraron una enorme diversidad de temas: en la figura de la mujer – que siempre admiró -plasmó situaciones de vida de mucho dolor, como Chagrin, La Culpa, Nostalgia, Evasión y otras. También incursionó en temas religiosos, como la Inquisición, con Torquemada, y el Budismo, con Siddartha. Otros aspectos de la vida humana lo interpelaron: la avaricia, la mendicidad y el desarraigo. 

Nunca lucró con su arte ni aceptó alumnos. Hizo algunas exposiciones, una en París y cuatro en Buenos Aires, aunque no era su objetivo prioritario dar a conocer su obra. En 1936, regresó a la Argentina, trajo sus obras con él y abrió un taller de escultura en el barrio porteño de Belgrano, donde continuó dedicándose a la escultura con pasión ininterrumpida, hasta su muerte el 20 de mayo de 1985. 

http://luistorralva.com

Galería