Colección General
La Plata. 1957

Pintor, antropólogo cultural y escritor italo-argentino.

Antropología:

Durante quince años se dedica a la investigación antropológica. En 1980 colaboró en trabajos de prospección y excavación arqueológica en el Departamento de Yavi, Pcia. de Jujuy, realizados por el Dr. Pedro Krapovickas. Entre 1984 y 1985 vive y trabaja en el “Instituto Tilcara” (U.B.A) Pcia. de Jujuy. Realiza trabajo de campo intensivo en asentamientos dispersos de la cuenca del río Huasamayo, Dpto. de Tilcara y participa allí de un proyecto de desarrollo regional, dirigido por el Dr. Guillermo B. Madrazo.

De regreso en La Plata investiga sobre “Vivienda de Interés Social” y “Políticas Habitacionales” (IVBA-FONAVI) focalizado en proyectos de “Relocalizaciones Urbanas” y el seguimiento y evaluación de los emprendimientos de “Autoconstrucción Asistida por Esfuerzo Propio y Ayuda Mutua”. 

Entre 1992 y 1997 Se desempeña como becario de la Fundación Dr. José María Mainetti para el Progreso de la Medicina, con su tema de investigación centrado en el acto y el saber médicos en el contexto de la muerte del paciente, y sus implicancias epistemológicas y éticas. Además coordina el Programa de Medios Audiovisuales (Escribe y dirige el cortometraje “Cuidar la vida cada día” -1995- entre otras realizaciones) El estudio sobre Medicina y Terminalidad concluye con su monografía “Medicina y terminalidad. Terminalidad de una medicina” (publicada por Editorial Quirón) que bajo la dirección del Dr. José Alberto Mainetti y la supervisión del Dr. Héctor B. Lahitte ( Fac. de Cs. Nat. Y Museo de la UNLP) obtiene en 1994 el “Premio Dr. Noel Sbarra de Humanidades Médicas”. En el 5to Congreso de Antropología Social (1996) presenta el ensayo “El lugar de los Cuidados” a modo de clausura de esa línea de investigación.

Bajo la Idea de que toda ética (y Bioética) es necesariamente precedida por una Estética, trabaja actualmente por su cuenta en una diagonalización entre: Biología, Teoría de la evolución, Antropología y Estética. Ensayos diversos cuya formalización denomina “Bioestéthica”,con la premisa general de que existe una redundancia entre el acto creativo de un organismo, agregado de organismos; del sujeto o agregado de sujetos y “La Creación” en su sentido más vasto, afirmando también que la Creación o Naturaleza diseña bajo una Epistemología (con mayúscula) o Estética Única, cuya desconsideración acarrea malestar, perturbación ecológica y en grado extremo extinción.

En setiembre de 2012 concluye la redacción de su primera novela titulada “Políptico” que incluye algunas de estas ideas.

Pintura:

En 1992 reinicia su labor en pintura. En noviembre de 1995 inaugura “Creatura & Pleroma” (primera muestra individual) en el Pasaje Dardo Rocha (La Plata). Un segundo corte de esta primera serie tiene lugar en diciembre de 1996 en Urbino (Le Marche, Italia). 

Entre 1997 y principios de 1998 desarrolla una segunda serie denominada  “Nueva abstracción”. En 1999 expone 35 obras en el Centro Cultural Islas Malvinas (La Plata). En marzo de 2000 presenta Nueva Abstracción en Buenos Aires. Durante el mes de abril de 2004 expone en el MACLA su tercera serie:“Desdomesticados”.

El primer corte de “Trasfondos” (cuarta serie), es expuesto en La Plata y en la galería “Hoy en el Arte” (Capital Federal). 

Una cantidad de pinturas desde su período formativo hasta el presente podrían clasificarse como “Obra diversas” incluyendo aquellas realizadas por encargo. Trabaja también en pintura digital pero sin fines expositivos hasta el momento.

En agosto de 2007 realiza su primer retrospectiva “Lo que cambia y lo que permanece” en la Galería Arte & Parte, San Telmo, Bs. As. Exhibe el ultimo corte de su Serie trasfondos en una muestra de 34 obras titulada “Rizzo- perder la presa”.MUMART, La Plata(2008). Aunque aun trabaja en “Trasfondos” a  partir de 2013 tiene previsto el desarrollo de una quinta serie denominada “Políptico”. 

Algunos de sus cuadros se encuentran en museos y colecciones privadas de Argentina, Italia, España, México y EEUU. Desde el 2001 dicta clases en su taller.

Las siguientes palabras textuales del artista recrean esa articulación que en él se ha dado procedente de la superficie de encuentro entre el arte y la ciencia:

“Mi relación con la Antropología fue tensa hasta aceptar que en ocasiones necesitaba pintar, solo pintar. Así inicié una conversación entre dos mundos que creía antagónicos (por ese desafortunado hábito occidental de exagerar la separación y sujeción a dualismos que en ocasiones extravían el pensamiento). A veces pienso que mientras el pintor está despierto el antropólogo sueña (todos tenemos “una antropología”- una idea de hombre- antropólogos o no), y al revés, en la vigilia del antropólogo el artista trama secretamente sus pinceladas (todos en principio llevamos un artista interior). Posiblemente sea mi única conquista de estos tiempos: yuxtaponer ambos mundos.

Tras una larga o corta lucha, a veces erótica, otras tanática, consigo terminar un cuadro; entonces digo que algo he recreado, algo de tal naturaleza que a la vez me recrea.

Pero la obra de arte, si de eso se trata, no tiene un coeficiente de realidad propio. Necesita ser percibida, ser reformulada. Si el pintor reformula su realidad en una obra, entonces el público reformula la obra en su realidad, todo esto hace al acto artístico.

Verán en este sitio obras diversas. Esto (la diversidad) me ha expuesto a una reiterada pregunta – Figurativo o Abstracto? Aunque parezca al principio una confrontación que nos propone el mundo externo y los tejidos supuestos saberes, la oposición pertenece al reino de las lecturas posibles, es decir al reino de la diferencia, “donde una idea puede ser una causa”. Lo abstracto da lugar a lo concreto y lo concreto a lo abstracto. La distinción ya no es de rigor unidimensional.

Pero si la pintura, para ser, necesita ser percibida; cual es la necesidad del pintor, cual mi necesidad? Que busca el artista más allá de llamar la atención, incluso más allá de demandar afecto y aceptación a través de la entrega de su curiosa transforma? Intuyo que hay un anhelo de signo contrario, algo que todos sentimos desde un principio: el ansia de libertad.” 

Marcelo Rizzo

 

Actualmente vive y trabaja en La Plata. 

Galería