Colección General
 

Se recibió de Profesor Superior de Pintura en 1946 habiendo tenido como maestros a Lino Spilimbergo, Emilio Centurión y Martínez Solimán. Fue ayudante de la cátedra de “Dibujo” de Francisco De Santo desde 1944 hasta 1950. En 1966 ganó por concurso la titularidad de la cátedra superior de Dibujo. Fue entre 1950 y 1977 Jefe de Escenografía del Teatro Argentino, trabajando en la realización de bocetos y escenografías de numerosas obras, entre las que se destacaron “Madame Butterfly”, “Andrea Chernier” entre otras. En 1948 trabajó con Alejandro Ansaldi en la escenografía del Primer Festival de Cine de Mar del Plata donde conoció a Vito Dumas, una más de sus innumerables anécdotas.

Fue profesor fundador de la Escuela de Cerámica de Chascomús en 1967 y de la Escuela de Arte de Magdalena en 1970 donde además se desempeñó como Vicedirector hasta 1975.

Luego de su jubilación trabajó en su taller en la restauración de colecciones particulares como las obras de Ernesto Riccio, Francisco Vecchioli, Emilio Pettoruti, Cleto Ciocchini y Francisco De Santo.

Resumiendo, fue no alumno sino discípulo de los grandes maestros Centurión y Spilinbergo; con el primero compartió una mesa de café en calle 7 donde aprendió a darle volumen a una esfera y al segundo visitó en su casa de Unquillo y tuvo el honor de que lo invitara a que se llevara alguna obra suya.

Su generosidad le quitó la posibilidad de trascender con su propia obra ya que decía que le entregaba todo a los alumnos y si luego intentaba volcar algo en su caballete sentía que se lo había vuelto a quitar a ellos.

“Ha muerto un hombre poeta de la vida, la línea y el color. Hay un antes y el después, Raúl Pacha encarnaba las dos cosas. El ahora, como realizador plástico, siempre atento a la labor de “sus artistas”, sus artistas que lo miraban: dibujos, acuarelas, óleos, desde cualquier rincón de su casa – museo brotada de recuerdos. Veneraba a los maestros Spilimbergo, Pettoruti, Vecchioli, docentes natos con la palabra, eximios dibujantes como que fueron dibujantes – pintores, como lo sentía él. Una obra quedó en su atril, casi inconclusa, estaba el norte, la gente, la leyenda, y quedó la vida con su oro y plata metalizados para siempre. Los museos MACLA y MUMART de la Municipalidad de La Plata acompañan el dolor de sus deudos.“ 

Diario El Día el 19/2/2007.

Haciendo click aquí puede descargar el texto del 1º Premio 7º  Concurso Aurora Venturini “Diálogo periodístico con un bonaerense distinguido por su obra”.

Galería