Colección General
Buenos Aires

Comenzó sus estudios de pintura con el pintor español Vicente Puig. En 1943 presentó por primera vez una obra suya en la exposición-homenaje a su maestro en la Galería Witcomb de Buenos Aires. Vivió en España y Francia de 1948 a 1950.  Por iniciativa del escultor Angel Ferrant y del pintor Matías Goeritz hizo su primera exposición individual en la Galería Palma de Madrid. Regresó a Buenos Aires en 1950. En 1952, por iniciativa del crítico de arte Aldo Pellegrini, se formó el Grupo de Artistas Modernos que integraron  siete pintores y dos escultores. Expuso  en la Galería Viau, en el Museo de Arte Moderno de Río de Janeiro, y en el Stedelijk de Amsterdam.  El Grupo se disolvió con la partida de uno de sus integrantes, Tomás Maldonado, a Alemania y posteriormente, en 1957, Fernández-Muro y Sarah Grilo a Francia. La obra de Sarah Grilo pasa de un rigor geométrico, de cuidadas combinaciones de formas, y del manchismo informalista, a un periodo  en que el artista fiel a su expres Premioividad inscribe  y aplica sobre un fondo monocromo  caligrafías, grafismos, tejidos, inscripciones, letras de imprenta, y números entre otros motivos. En 1956, participó en la XXVIII Bienal de Venecia. En París asistió a las clases del profesor Pierre Francastel en la Sorbona. Regresó a Argentina, donde permaneció hasta 1962, en que obtuvo la Beca de la John Simon Guggenheim Foundation de Nueva York. En 1968 los críticos de arte Jean Clarence Lambert, Cirici Pellicer y Dicken Castro le otorgaron un Premio Adquisición en la I Bienal Iberoamericana de Pintura que se realizó en Medellín (Colombia). Residió en Nueva York desde 1962 a 1970, en que se trasladó a España. Actualmente vive alternativamente en Madrid y en París.

“De las múltiples facetas que conforman la personalidad hay una que en el artista es compulsiva: su deseo de manifestarse  inventando lo inexistente. Sea en música, literatura o artes plásticas, intervienen en la realización de sus inventos su sensibilidad, su intuición y su inteligencia.”

Sarah Grilo, “Confluencias”, Zaragoza, 1992.

Galería