Colección General
Montevideo, Uruguay, 1947

Se formó con los pintores Casimiro Motta, Edgardo Ribeiro y Guillermo Fernández que fueron docentes y seguidores del taller de Torres García. Entre 1986 y 1988 concurre a los cursos de Estética que dicta Juan Fló en la Facultad de Humanidades, y en 1991 participa del curso “Una visión poética e histórica del Arte Contemporáneo, dictado por Stephen Farthing, docente de la Universidad de Oxford, Inglaterra (“Ruskin School of Drawing and Fine Art”).

Efectúa viajes de estudio a San Pablo-Brasil (Bienal y Museos) en los años 1994, 1996, 1998 y a Nueva York (Museos) en el año 1995. Realiza en el año 1998 un viaje de estudio del arte precolombino, recorriendo los sitios arqueológicos desde la ciudad de México D.F. a la península de Yucatán. Desde el año 1965 ha expuesto en numerosas muestras individuales y colectivas, participando en salones y concursos de arte, siendo su obra seleccionada y premiada en varios de ellos. También intervino como jurado en concursos de arte y de selección de docentes para talleres de artes plásticas. Existen obras de su autoría en museos y colecciones particulares, tanto del Uruguay como del exterior. Desde 1978 ejerce la docencia en institutos estatales y privados. Ha realizado una extensa labor de difusión cultural, organizando y colaborando en encuentros y varios eventos de arte. Actualmente vive y trabaja en Montevideo.

“Eduardo Espino es un pintor reflexivo y estudioso, que impulsó pronto una revisión de los medios aprendidos, que lo llevaron a concretar obras con renovada solvencia y solidez. Por ese tiempo lo conocí. Me llamó la atención su cultura, hija de la interrogación profunda, que mostraba el conocimiento de los logros y los fracasos de la Tradición del Arte. En lo concreto Espino manejaba materiales no convencionales para expresarse. También estaba atento a los aportes de la «macro-cultura» contemporánea, que lo llevaron a un viaje a Nueva York donde pudo confirmar ideas, establecer nexos y diferencias con su propio proceso. Fino analista del «academismo de la novedad» (como señalara un agudo crítico) Espino logra tanto en su obra de creador como en la enseñanza que imparte, unidad y variedad de lenguaje. Hoy esto es un llamado al observador libre y atento, un ejemplo para los que se inician en la plástica por su seriedad y eficacia.”

Guillermo Fernández 

Galería