Colección General

Buenos Aires, 1930

Artista autodidacta, comenzó a interiorizarse en su vocación por la pintura a partir del año 1945, de ahí en más fueron años de práctica constante para conseguir el dominio del oficio. Asistió de forma breve, a varios talleres, como el de Cecilia Marcovich y Demetrio Urruchua,hasta que conoce el espacio libre “MEEBA” (Mutual de estudiantes y egresados de Bellas Artes).En 1952, se sintió deslumbrado ante el encuentro con el surrealismo al cuál adhirió con gran entusiasmo. Integra el grupo BOA, conjuntamente con Testa, Maccio, Robirosa, Sakay, Borda y Peluffo; el cual trascendió por las libertades que impulso en el ámbito de la plástica.

Su obra comenzó con ciertos rasgos geométricos, para sucederse más tarde a la serie de animales fantásticos, zoomórficos; extrañas apariciones que aluden a un pasado primitivo. En la década del 80 se aboca a la realización de figuraciones enigmáticas, que entran y salen de las sombras. En su última etapa, vuelve con las figuraciones; esta vez lo antropomórfico y lo real se combinan o alternan para manifestar un deliberado erotismo.

 Quienes han escrito acerca de Victor Chab han hecho referencia a un “universo mítico”, a una “prehistoria del sueño” u “Odisea del insomnio”. Su primera muestra individual se inauguró en la Galería Plástica en 1952. En 1956, integró el conjunto argentino enviado a la Bienal de Venecia. Obtuvo Premio Franz Van Riel en el Salón de Acuarelistas y Grabadores, en 1958. En ese mismo año le entregaron una Medalla de Plata en la Exposición Universal de Bruselas. Participó de la Bienal Internacional de Venecia de 1964 y a partir de entonces integró muestras en varios museos y galerías de E.E.U.U. Al año siguiente participó en el Primer Salón de Artistas Jóvenes de  América Latina ESSO, dónde le es entregado el primer premio. En 1967, recibió en Managua el Gran Premio “Rubén Darío”. A lo largo de su carrera y sin pausar, ha expuesto en Venezuela, Costa Rica, Uruguay, Colombia, Perú, Paraguay, Bélgica e Italia, entre otros países.

Reside actualmente en Buenos Aires.

“Chab es un artista surrealista en el sentido más amplio del término, interpretado esencialmente como una actitud ante el arte y ante la vida. Para Chab, el surrealismo puede resumirse en una sola palabra: libertad.”

Cora Dukelsky, “Pintores Argentinos del Siglo XX”, 1981.

Galería