Colección General
Montevideo, Uruguay, 1929-2003

Cursó sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes. n 1949 efectuó su primer envío al Salón Nacional de Bellas Artes de Montevideo. Diez años después expuso su obra por primera vez en el Subterráneo Municipal de la misma ciudad. En 1966 realiza un viaje de estudios a Italia y a Bélgica. Entre 1968 y 1970 vivió en Nueva York, realizando estudios especializados sobre técnicas de grabado en el Pratt Institute For Contemporary Printmaking. 

En 1983 se encuentra en Londres estudiando pintura inglesa. El dibujo constituye la base del arte siendo la mujer uno de sus temas preferidos. Entremezcla lo figurativo, el realismo con el sueño. El color y el espacio juegan un rol preponderante, pero no hay dudas de que el manejo de la luz constituye uno de los principales secretos de su técnica. Como grabador envió con frecuencia a las bienales de arte Gráfica de Ginebra, Ljubltana, Cracovia, Frechen, Buenos Aires, Ibiza y Tokio. Fue varias veces premiado. En el Salón Nacional de Bellas Artes de Uruguay ganó 7 medallas, cuatro de las cuales fueron otorgadas en pintura. También fue merecedor de un premio adquisición en el Salón Municipal de Montevideo, 1957. En 1963 recibió el premio de Casa del Teatro del Uruguay a la mejor escenografía de la temporada. Finalmente en 1971 le fue otorgada una mención especial en el concurso de pintura “Ciudad de Hospitalet”. Actualmente reside en España. Ha participado de la muestra “Confluencias” realizada en España, en el año 1992 con motivo del 5º Centenario del Descubrimiento de América, patrocinada por Ibercaja de Zaragoza, España. Esta exhibición ha sido una de las muestras de mayor relevancia de arte latinoamericano contemporáneo y ha constituido la base del fondo de arte del MACLA.

 Futurismo, expresionismo, surrealismo. Tres cauces para una determinada actitud plástica y un solo acento personal verdadero. La pintura de Capozzoli es así de compleja, pero es así de simple y efectiva. La belleza clásica y serena se hace actual y dinámica, manteniendo intacta la perennidad, que lo aproxima acaso a su antepasado Boticcelli.

Angel Marsá, del catálogo de la exposición en la Sala Gaudí, Barcelona, 1984.

Galería