DIBUJOS Y PINTURAS DE JULIO SILVA EN LA COLECCIÓN DEL MACLA

Colección General

La Colección General está conformada por obras de artistas nacionales e internacionales. La base de su fondo patrimonial, está construido gracias al aporte de cientos de artistas plásticos de todo el mundo quienes de manera desinteresada aceptan participar de un proyecto que los incluye. En los últimos años, el MACLA ha trabajado con el firme objetivo de acrecentar su patrimonio ya que ese es su destino, el de conformar un espacio de estudio, protección y desarrollo de las artes plásticas de nuestro continente.

2013

El MACLA exhibe en esta muestra dibujos y pinturas de Julio Silva que integran su colección. Son 85 obras realizadas entre las décadas de los 60 y 70 la mayoría de ellas en temperas y tinta sobre diferentes tipos de papel, salvo dos, de grandes dimensiones, ejecutas en óleo sobre tela. 

Nacido en Entre Ríos en 1930, Julio Silva se trasladó de allí a Buenos Aires y luego hasta Francia en 1955, donde hoy vive, aunque comparte sus horas de trabajo también en su taller de Torano, Italia.

En aquellos primeros tiempos conoció a Julio Cortazar, con quien iniciaría una gran amistad que se vería plasmada en varios trabajos conjuntos.  Uno de ellos fue Les discours du Pince-Gueule (Los discursos del pincha jeta, 1966), primer libro escrito en francés por Cortazar a partir de litografías de Silva. La vuelta al día en ochenta mundos (1967) y Último Round (1969) contaron también con sus ilustraciones. En Silvalandia  (1976) volvieron a trabajar juntos, donde Julio pincel le entregaba pinturas a Julio lápiz, para que creara textos basados en ellas.

Las letras acompañaron sus trabajos y su amistad, también con el poeta Saúl Yurkievich (nacido en La Plata y fallecido en 2005 en París) y de sus ideas conjuntas surgieron El huésped perplejo (2001) y luego Intempérie (2003).

Silva no solo desarrolla su trabajo en la pintura y el dibujo, sino también en la escultura. Su obra es debidamente representada en el forum de Les Halles en el centro de Paris, o en los espacios abiertos del barrio de La Defense.

Massimo Bertozzi, escribe en el catálogo “Si el blanco del papel es un campo abierto a los infinitos matices que consiente la vasta gama de los grises de la tinta china y el grafito del lápiz, a veces le toca precisamente al blanco del fondo dar cuerpo a la imagen, cuando la tinta se expande, líquida y sutil, para invadir toda la hoja, en una suerte de manera negra, que aumenta la suavidad de la imagen, y también la profundidad de sus misterios. Una práctica menos instintiva, más meditada, que sugiere un pasaje tras el gesto espontáneo del dibujo es la más compleja compaginación de una pintura”.

“Plagados de seres”, escribió Joaquín Almeida en el catálogo de la muestra “los mundos de Silva se inscriben en la fantasía devenida surrealista, una figuración que se ve con los ojos dados vueltas, del revés, entre risas y efectos de ilusión. Trazo libre que no debe confundirse con apuro, el dibujo parece fluir sobre el papel blanco simulando vida propia. Lo mismo podría pensarse de las antiguas esculturas africanas, de las que Silva es asiduo coleccionista, y que tienen su reflejo tribal en esas formas que pueden surgir de la nada, en los colores de la tierra que resurgen mil anos después en otra cultura”.

 

 

 

Muestra: Pinturas y dibujos de Julio Silva en la Colección del MACLA
Entrada: Libre y gratuita

miniaturaSilva.jpg
AttachmentSize
silvaCatalogoFinal.2.pdf2.22 MB

PRUEBA